¿Qué piscina elevada elegir?

¿Piscina tubular o desmontable?

La piscina autoportante es una piscina inflable que es muy fácil de instalar. De hecho, después del inflado, sólo hace falta llenarla con agua. La presión del agua hace subir las paredes, dándole forma. De esta manera, una vez que la piscina está llena de agua, esta se mantiene estable por sí sola. Por esta razón se la conoce como piscina autoportante o desmontable. Además, su estructura inflable resulta práctica ya que nos permite apoyarnos en ella.

La piscina tubular es más robusta, pero también es más difícil de instalar. De hecho, necesitaremos por lo menos 45 minutos para hacerlo, ya que debemos montar su estructura inflable de tubos y luego llenarla con agua.

¿Cómo escoger el mejor tamaño y la mejor forma para tu piscina?

Existen tres formas de piscina: redonda, ovalada y rectangular. Es fundamental tener en cuenta el tamaño de nuestro jardín y la cantidad de personas que estarán al mismo tiempo en la piscina para poder hacer una buena elección. Cuanto más grande sea nuestro jardín, más grande podrá ser nuestra piscina. En este caso, puedes optar por una piscina rectangular u ovalada que en general resulta la más imponente. Por otro lado, si el patio es de tamaño reducido, se aconseja optar por una piscina redonda autoportante.

Accesorios indispensables

El kit de mantenimiento

El kit de mantenimiento incluye todos los accesorios indispensables para mantener la piscina. El recoge-hojas nos permitirá limpiar y librarnos de todos los residuos que se encuentran en la superficie. El aspirador para piscina, que se debe conectar a la manguera, lava el fondo de la piscina gracias al cepillo y a la bolsa que recoge desperdicios. Además, para facilitar su uso, cuentan con una barra telescópica que se engancha y permite acceder al fondo de la piscina.

El kit también incluye un termómetro flotante que indica la temperatura del agua en Celsius o Fahrenheit. La tira reactiva 3 en 1, permite analizar el nivel de cloro libre, el PH y la alcalinidad total. Tan sólo debemos meterla en el agua y comparar el color de la tira que viene con el kit de mantenimiento. Finalmente, el difusor de cloro flotante esparce el producto de tratamiento de agua de manera uniforme.

El filtro

El filtro permite filtrar el agua de la piscina y recoger la suciedad. Es aconsejable verificar, limpiar y cambiar el cartucho del filtro regularmente para no dañar la bomba de filtración. Efectivamente, el filtro recoge toda la suciedad: los insectos, las hojas, la piel muerta, la crema y los pelos que se enganchan en la pared del filtro. Con el paso del tiempo, la suciedad se estanca y perjudica el funcionamiento del filtro.

La lona de protección

La lona de protección nos permite proteger y mantener el agua limpia en la superficie de la piscina mientras no la utilizamos. De esta manera, impide que entren hojas muertas o insectos y por lo tanto evita la aparición de microorganismos. Además, la piscina cuenta con perforaciones para que no se acumule el agua de la lluvia. Este tipo de piscina nos ayuda a ahorrar en tratamiento para piscinas y su mantenimiento es más rápido.

El tapiz protector de suelo

El tapiz protector de suelo protege tanto la piscina como el suelo ya que forma una capa suplementaria entre los dos. Además, aplana el suelo y evita que la vegetación arruine la tela de la piscina. Recomendamos utilizar el tapiz de polietileno ya que es un material de calidad.

La escalera

La escalera es un accesorio indispensable e inseparable de la piscina. Efectivamente, garantiza un acceso fácil y seguro. Además, al quitar la escalera, nos aseguramos de que los niños no puedan acceder al agua cuando no haya un adulto para cuidarlos.Está prohibido zambullirse en las piscinas desmontables. De hecho, aun las piscinas más grandes no cuentan con suficiente profundidad para hacerlo.

El presupuesto

La ventaja de las piscinas fuera del suelo es que su precio es muy conveniente. Este puede variar según el tamaño, la forma y los accesorios que incluye. Se pueden encontrar piscinas desmontables que cuestan entre 20 y 400 euros en el mercado. Las que se venden a más de 400 euros son un kit que incluye la piscina, el tapiz protector de suelo, la bomba, la escalera doble y la lona de protección.

¡Entonces es posible comprar una piscina sin gastar un dineral!